¿Es el gas natural un amigo climático?

Análisis de las emisiones asociadas a la cadena de suministro de gas a la Unión Europea y Barcelona.

Descargar el informe.

Tipus: 

Autores: Josep Nualart i Alfons Pérez
Diseño: Lucía Armiño

El presente estudio tiene como objetivo general evaluar el impacto climático de la cadena de suministro del gas natural y, en particular, la contribución de los tránsitos de los barcos de gas natural licuado (GNL) que llegan a la Unión Europea y Barcelona.

Durante los últimos años, diferentes organismos internacionales, entre los que podemos contar la Comisión Europea, han reforzado e impulsado el papel del gas natural como combustible de transición por sus bajas emisiones en la combustión. Sin embargo, esta apuesta por el gas natural no ha venido acompañada por una evaluación rigurosa e independiente de los impactos que supone para el clima.

Si tenemos en cuenta que el gas natural está conformado básicamente por metano, y su contribución al calentamiento global es 86 veces más potente que el CO2, entenderemos enseguida que hay que tomarse muy en serio las pérdidas que se producen desde la extracción hasta el consumo. Reconocidos científicos como Robert Howarth, de la Universidad de Cornell, aseguran que en muchos casos las emisiones asociadas al gas natural son más altas que las del carbón.

En el caso del GNL, el gas llega a los puertos transportado en buques en estado líquido, tras una compleja operación de licuefacción en el puerto de salida. Esto permite reducir su volumen 600 veces y hacer que los tránsitos sean más rentables económicamente. Las ciudades europeas que tienen las instalaciones necesarias para recibir el gas natural por barco son: Brujas (Bélgica), Barcelona, Bilbao, Cartagena, Ferrol, Huelva y Sagunto (España), Dunquerque, Martigues y Nantes (Francia), Mégara (Grecia), Livorno, La Spezia y Venecia (Italia), Gargždai (Lituania), Rotterdam (Holanda), Szscecin (Polonia), Setúbal (Portugal), Haverfordwest y Londres (Reino Unido) y Aliaga y Çorlu (Turquía).

El Puerto de Barcelona cuenta con una de las plantas regasificadoras más importantes de España y de la Unión Europea con un 24,67% y 8,18% de la capacidad total, respectivamente. Durante el año 2016 recibió 44 tránsitos provenientes de Nigeria, Argelia, Qatar, Noruega y Perú.

Por la dimensión climática, además de los exportadores tradicionales, es muy importante analizar qué puede suponer la entrada de los EE.UU. en el mercado de las exportaciones. La extracción de gas no convencional a través de la técnica del fracking aumenta vertiginosamente las emisiones de metano a la atmósfera. De ahí que el estudio acaba cuantificando las emisiones de la cadena de suministro de gas desde los EE.UU. hasta Europa.

Temàtiques: 

  • Energía