La CE protege el documento de ‘recomendaciones’ del lobby de AirBnB como "secreto comercial"

Autor: Kenneth Haar, de Corporate Europe Observatory.
Traducción al castellano: ODG.

Desde el ODG anunciamos que empezamos a investigar sobre turismo, con un informe que estudiará su impácto en la ciudad de Barcelona, enfocando en la deuda social, medioambiental y de género que produce, y que estará disponible en unos meses.

Trabajamos en colaboración con nuestros partners de la red ENCO (European Network of Corporate Observatories), motivo por lo que compartimos este trabajo de investigación de CEO.

No es de extrañar que la plataforma digital de alquiler de apartamentos AirBnB y sus aliados prefieran mantener privadas sus polémicas demandas políticas a la Comisión Europea, pero es una vergüenza que la Comisión categorice estos documentos del lobby como "secretos comerciales" y deniegue su acceso público. Después de ocho meses de disputas sobre su lanzamiento, Corporate Europe Observatory (CEO) alerta que los documentos de presión muestran que AirBnB y aliados, están atacando el amplio paquete de medidas que están siendo implementadas por distintas ciudades para proteger la vivienda asequible para su ciudadanía.

La Comisión Europea está considerando actualmente la posibilidad de emitir nuevas directrices para los Estados miembros sobre las medidas que pueden o no pueden aplicar en relación a las plataformas digitales de alquiler a corto plazo, como AirBnB. La información sobre la batalla de lobby que actualmente libran AirBnB y sus aliados es crucial para el debate público.

Los riesgos son importantes. Estas plataformas digitales han tenido un serio impacto en el acceso a vivienda asequible en muchas ciudades europeas ya que un gran número de propiedades se convierten en apartamentos turísticos, en gran parte no regulados, y no están disponibles en alquiler a largo plazo para los residentes locales. Como muestra el reciente informe de la organización CEO, “UnFairBnB”, las plataformas digitales de alquiler están presionando ferozmente a la UE para revertir las medidas que ciudades como Berlín, Bruselas, Barcelona y Amsterdam han puesto en marcha para proteger la vivienda asequible ante el ataque de AirBnB.

La cuestión es claramente un tema de interés público, sin embargo la Comisión Europea ha puesto serios obstáculos para el escrutinio de AirBnb y compañías similares. En respuesta a las solicitudes de CEO para el acceso a la información sobre la posición de las plataformas digitales de alquiler a corto plazo, la Comisión Europea mantuvo un documento secreto durante ocho meses, alegando que contenía "secretos comerciales". La Comisión finalmente entregó el documento a CEO, tras meses de disputas y una queja oficial.

Con el documento ahora público, la imagen que CEO ha reconstruido en el informe “UnfairBnB” está doblemente confirmada. El documento del lobby es una especie de programa político de la European Holiday Home Association (EHHA) -la asociación comercial liderada por AirBnB-, y un ataque contra las principales herramientas utilizadas por las ciudades para garantizar la vivienda asequible a su población a raíz de la rápida expansión de las plataformas digitales de alquiler a corto plazo.

Según la EHHA:
• Las plataformas son meros intermediarios, y las autoridades deben tratar con los anfitriones si hay un problema. No se les puede pedir que tomen medidas preventivas frente a, por ejemplo, listados ilegales.
• No debe haber esquemas de autorización de ningún tipo. Tales esquemas no son "regulación apropiada", afirman.
• La recaudación del "impuesto sobre la renta", dice la EHHA, es "un asunto entre el anfitrión y las autoridades tributarias", rechazando cualquier noción de que estas compañías deberían desempeñar algún papel.
• Los umbrales, como el número máximo de días que se puede alquilar un espacio, solo se deben permitir bajo ciertas condiciones, y la EHHA enumera las derrotas en los tribunales de la ciudad de Berlín y en las Islas Canarias como prueba de que es ilegal bajo ley nacional o europea.

No es de extrañar que la EHHA haya dudado en permitir el acceso público a su política. Su posición expuesta en el documento es bastante escandalosa a la luz de los problemas causados por plataformas como AirBnB en toda Europa. La EHHA ha estado muy interesada en mantener sus objetivos de lobby de línea dura fuera del dominio público, y el intento de la Comisión de proteger la posición política de la industria como un "secreto comercial" es vergonzoso.

De hecho, el proceso de tratar de recuperar esta información fue extraño desde el primer día. Cuando la solicitud de acceso a documentos por parte de CEO fue rechazada por primera vez en octubre de 2017, el mensaje fue que se consideraban "secretos comerciales"; de esta manera, un documento que se incorporaría a las consideraciones de la Comisión sobre nuevas pautas para la regulación de plataformas digitales de alquiler a corto plazo no estaría disponible.

¿Secretos comerciales? ¿de verdad? Lo que claramente era un documento de lobby estándar sobre política pública, difícilmente podría ser considerado como un secreto comercial en el sentido clásico de la palabra. Además, la EHHA es una asociación de los principales actores en este mercado; aquí no actuaban como rivales con secretos comerciales que proteger, sino como lobbistas con una posición común. Tenían mucho más que temer de los gobiernos municipales y las activistas de vivienda que conocían su posición que de los rivales de sus negocios. En realidad, la EHHA tenía razones políticas para querer mantener este documento en secreto, con la Comisión aparentemente dispuesta a ayudar.

Cuando la asociación comercial envió por primera vez su documento de posición a la Comisión en julio de 2017, enfatizó que se trataba de un borrador, y que "no es un documento público, sino un documento que enviamos solo a la Comisión Europea, y le pedimos que lo traten [como] confidencial". Dos meses más tarde, sin embargo, el grupo de presión confirmó que ésta era su posición final. Sin embargo, incluso después de esto, la Comisión siguió denegando el acceso a CEO durante ocho meses completos, mencionando la consideración de "secreto comercial", hasta que se presentó una queja al Secretariado General. La Comisión finalmente se vio obligada a publicar después de un tira y afloja que duró otros dos meses más.

Era de esperar que la EHHA dudase en permitir el acceso público a su política, teniendo en cuenta cuán dañino y controvertido ha sido el “efecto AirBnB” en toda Europa, impactando en la habitabilidad de las ciudades y en el acceso a vivienda asequible para las personas residentes. Pero en cuanto al papel de la Comisión, no hay ninguna base en las normas de la UE sobre el acceso a documentos para permitir que los lobbistas replanteen sus posiciones como "secretos comerciales" en un intento de mantener a la población sumida en la oscuridad. Tal práctica debería prohibirse, y no debería permitirse ralentizar el acceso público a los documentos durante meses.

De hecho, la Comisión continúa en sus intentos de mantener el documento fuera del dominio público. En el mensaje a CEO en relación a la entrega del documento, la Comisión declara que es "solo para información y no puede reutilizarse sin el acuerdo previo del autor, que tiene copyright sobre él". Este último intento de mantener el documento secreto forma parte de una estrategia de intimidación, cree CEO. Un documento político como este no está de ninguna manera cubierto por la ley de derechos de autor. El asunto será remitido al Defensor del Pueblo Europeo.